Aguatintas. Encierran toda la expresividad con pinceladas seguras que llevan a interpretar dibujos bellísimos. Véase "El Lazarillo"